Escrito por: Luisa F. Cubillos, Isabella Velásquez y Leonardo Calvachi.

Créditos: ‘Beirut, capital of the revolution’ [Tamara Saade/Al Jazeera, 2020]

En medio de una pandemia, un panorama económico muy complicado permeado por una crisis de deuda, fenómenos de hiperinflación y un gran inconformismo social producido por la falta de garantías hacia la población civil, ocurrió una tragedia en Beirut, donde todo apunta que fue por un mal cálculo humano. Acá le traemos 3 cosas que debería saber sobre la coyuntura en el Líbano. 

  1. La Explosión inicial

El 4 de agosto del 2020 alrededor de las seis de la tarde (hora local) en Beirut, la capital de El Líbano ocurrió una pequeña explosión acompañada de unos incendios y unas detonaciones. Sin embargo, posteriormente ocurrió una segunda explosión de una mayor magnitud que destruyó por completo el puerto y los edificios de sus alrededores dejando aproximadamente 137 fallecidos, más de 5.000 heridos y daños generalizados por toda la ciudad. De acuerdo con el Servicio Geológico de Estados Unidos la explosión fue identificada por los sensores como un sismo de 3.3 en la Escala de Richter (El Tiempo, 2020). 

¿Qué la causó?

De acuerdo con las autoridades libaneses la razón por la cual ocurrió este trágico evento fue consecuencia de la negligencia humana. Según la BBC (2020), en el 2013 fue confiscado un carguero que tenía como destino Mozambique, pero por cuestiones técnicas presentó fallas por lo cual debió llegar de emergencia a Beirut. Este buque llevaba aproximadamente 2.750 toneladas de nitrato de amonio, un químico que por lo general se usa para la fabricación de explosivos y como fertilizantes gracias a sus propiedades. Por ese motivo, este químico necesita de unas condiciones óptimas para evitar su reacción.

No obstante, debido a que no se pagaron las tasas portuarias correspondientes en el 2013, la mercancía fue confiscada y la nave fue llevada a un contenedor del puerto donde permaneció descuidada hasta que finalmente explotó el pasado 4 de agosto por las autoridades portuarias. Sin embargo, el director del puerto, Hassan Koraytem, conocía la peligrosidad del reactivo, por lo cual en varias ocasiones le escribió al sistema judicial para que el químico se pudiera vender o exportar, ya que era un riesgo y se buscaba garantizar la seguridad del puerto y las personas. Por ejemplo y de acuerdo con documentos oficiales se les escribieron seis veces a las aduanas judiciales entre el 2014 y el 2017 para solucionar la situación del cargamento incautado, pero todas las solicitudes fueron ignoradas (BBC, 2020). 

¿Qué sigue?

Desde que estalló el químico el pasado 4 de agosto el gobierno libanes ordenó el arresto de los funcionarios del puerto con el fin de determinar las circunstancias de lo ocurrido en ese trágico evento. Sin embargo, para los libaneses esa investigación es pura retórica, pues no confían en las instituciones, debido a que durante muchos años las elites políticas se han preocupado por acumular riqueza sin importarle el bienestar de los ciudadanos (CBC, 2020). De hecho, según el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional de 2019 Líbano ocupa el puesto 137 de 180 países. No obstante, la comunidad internacional se ha involucrado en el asunto para ayudar a esclarecer los hechos ocurridos el 4 de agosto y ayudar a la nación resurgir de las cenizas ante un llamado del Gobierno Nacional. 

Por ejemplo, el FBI, agencia de investigación criminal de Estados Unidos se unió a esta investigación y Francia tiene la intención de donar unas sumas de dinero para ayudar a los más afectados, pero primero solicita una serie de transformaciones políticas como garantías. Además, Emmanuel Macron está organizando una conferencia internacional con distintos donantes para apaciguar la situación en Líbano (France 24, 2020). Paralelamente, más de 40 expertos en derechos humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), solicitan una investigación independiente, debido a los niveles de impunidad y de irresponsabilidad que actualmente tiene el Gobierno Nacional y sumado a eso al manejo del sistema de salud, pues ha colapsado tras la explosión según relata la Organización Mundial para la Salud (OMS). 

  1. Protestas: movilización social en fractura

Tras la explosión del 4 agosto la población civil se ha tomado en varias ocasiones las calles para exigir una rendición de cuentas frente a lo ocurrido y una renuncia de la actual clase política, debido a sus malas prácticas y como principales responsables de la actual crisis económica, política y social, por la cual atraviesa el país. Lo anterior, ha tenido efecto, puesto que el 10 de agosto el primer ministro, Hassan Diab, y su gabinete renunciaron ante la presión civil (Infobae, 2020). Tras este acontecimiento tres semanas después Mustafá Adib fue designado como primer ministro por el parlamento, pero el pasado 26 de septiembre renunció a su cargo complejizando aún más la crisis política por la cual atraviesa el país (DW, 2020). Paralelamente, las protestas han sido reprimidas por las fuerzas públicas mediante el uso de gases lacrimógenos. Por lo tanto, queda esperar qué pasará con la actual situación en

El Líbano y ver si se logrará hacer justicia frente a los hechos ocurridos el pasado 4 de agosto del 2020.

Desde octubre de 2019 el Líbano ha presenciado niveles excepcionales de inestabilidad política y económica. En menos de un año se han posicionado cuatro gabinetes: el de Saad Hariri, quien renunció a finales de octubre; el de Hassan Diab, a inicios de agosto de 2019; el de Mustapha Adib en agosto de 2020; y el de Hariri, de nuevo, en Octubre de 2020. Las multitudinarias protestas son el factor común en dichos sucesos: han guiado la discusión nacional y, a pesar de restricciones como la cuarentena, no han cesado, ni cedido ante los tímidos ajustes del gobierno. Los reclamos son puntuales, pero no sencillos de llevar a cabo. Ante todo, los protestantes piden la estabilización de la economía con alivios a sectores vulnerables,  rendición de cuentas por parte de funcionarios públicos corruptos y convocar elecciones, restablecer rama judicial para perseguir la corrupción. 

Esta ola de movilización social vivió su punto más álgido en octubre de 2019, a raíz de la intención del Ministro de Telecomunicaciones de crear un impuesto al uso de Whatsapp en el Líbano. Para muchos esta fue la gota que derramó el vaso en un país con altísima inflación, tasa de desempleo y descarada corrupción estatal. Los protestantes tuvieron enfrentamientos incluso con los seguidores de partidos influyentes del país: Hezbollah, Amal y el Movimiento Patriótico Libre en demostración del descontento popular con su gestión; para luego tomarse la Plaza de los Mártires en Beirut y trasladarse a otros lugares del país. Estas manifestaciones continuaron incluso tras la renuncia del Primer Ministro, Saad Hariri, y su gabinete y persistieron ante la formación del gobierno de Hassan Diab que aún suponía una continuación del régimen. A pesar de no ser tan masivas, las protestas continuaron de una u otra forma en medio de la pandemia

Más aún, la explosión fue una oportunidad de retorno masivo a las protestas que se vivieron en octubre de 2019, aunque con discutible longevidad a las de ese entonces. Así, desde el 8 de agosto de 2020 se convocaron marchas a nivel nacional en contra de la negligencia estatal que no solo dejaba vacías las arcas del estado, sino que fue el factor directo para que la explosión sucediera dejando cientos de muertes y miles de heridos.  Sin embargo, a pesar del extraordinario compromiso de la ciudadanía con el rumbo del país, la clase política aún se aferra al poder: Saad Hariri, el primer ministro que renunció por las masivas movilizaciones del año pasado, fue restituido en su cargo por votación en el parlamento. Miembros de la sociedad civil, activistas y analistas políticos señalan con preocupación el evento que significa un retroceso en reforma política y no atiende a los llamados de la sociedad por cambio.

3. Agravios políticos y económicos: inercias del pasado

Arreglos institucionales inestables

El Líbano logró su independencia en 1941 en medio de la ocupación nazi en Francia. Sin embargo, su Constitución refrendada en 1926 es heredada de su pasado colonial y se mantiene hoy día con algunas reformas significativas. El más interesante de todos los elementos de este arreglo institucional es su carácter consociacionalista, que a finales de los años 80s distribuyó los cargos públicos según los grupos religiosos más importantes del país para evitar el conflicto armado abierto. No obstante, la política en el Líbano ha aprendido a concentrar el poder y lo ha usado para favorecer a la clase política más que cualquier otra cosa. Los estragos de dichas administraciones han sido lo suficientemente profusos para disolver desde las calles el sectarismo, unir a la población entorno a los problemas económicos y exigir el fin de dicha distribución del poder ineficiente y perjudicial para el país. 

La explosión de la crisis económica

El Líbano ha sufrido una fuerte crisis económica, política y social en los últimos años. Desde el 2019 la libra libanesa ha perdido 80% de su valor (The Convesation, 2020) lo cual ha llevado a un colapso financiero que se puede explicar en el hecho de que el país se encuentre en el tercer lugar en nivel de endeudamiento mundial (TRT, 2020). La economía libanesa tiene un nivel de producción bajo y alta dependencia a importaciones: dos ingredientes que implican un alto déficit de cuenta corriente. Lo anterior, es preocupante puesto que genera un efecto en cadena en donde la baja confianza en la moneda, el pánico colectivo y la falta de buena política macroprudencial, genera fuga de capital y devaluación de la moneda nacional.  Este efecto de bola nieve fue exactamente lo que el país presenció en el año 2016 y que luego explotó en movilización colectiva en 2019: una fuerte contracción del flujo de capitales hacia el territorio nacional a causa de la especulación colectiva de los libaneses frente a la fortaleza de su moneda. En respuesta a esto, el Banco Central libanés busco re-estabilizar los flujos por medios de un esquema de préstamo que no restauró la confianza y generó altos niveles de deuda externa (The Conversation, 2020). En el auge de la crisis y dada la incapacidad de la autoridad monetaria, se empezó a restringir la cantidad de dólares que los ciudadanos podían retirar de sus cuentas, lo que a la vez generó más especulación, más escape de dinero, más devaluación y por ende una crisis exacerbada. Sin embargo, la gota que rebosó la copa fue la exagerada política fiscal que introdujo el gobierno: presentando un impuesto incluso al uso de redes sociales. En este contexto llega el auge de la protesta ciudadana. Ahora bien, en un contexto de crisis el país afronta otro golpe: el pasado 4 de agosto del presente año ocurrió una explosión en el puerto de la capital libanesa en la costa norte del mediterráneo.  Lo anterior fue catastrófico no sólo por la pérdida de vida humana si no por sus efectos negativos en la ya débil economía del país: el puerto de Beirut representaba 60% del paso de las importaciones al país (CNN, 2020). Entonces, en un contexto de alta dependencia de mercados extranjeros, de una crisis de gobernabilidad y colapso de la economía, ¿será la explosión del puerto de Beirut el tercer strike para el gobierno de Hassan Diab?

Referencias: 

BBC, Beirut explosion: How ship’s deadly cargo ended up at port, August 7 2020, https://www.bbc.com/news/world-middle-east-53683082

Beirut Today (2020, Enero)What the lebanese people want and deserve. (2020, January 29). Beirut Today. https://beirut-today.com/2020/01/29/lebanese-people-want-deserve/

Bogaards, M. (2019). Formal and informal consociational institutions: A comparison of the national pact and the Taif agreement in Lebanon. Nationalism and Ethnic Politics, 25(1), 27-42.

CBC, Lebanese people have ‘complete lack of trust’ in Beirut blast investigation, says Human Rights Watch, Aug 06 2020 https://www.cbc.ca/radio/asithappens/as-it-happens-the-thursday-edition-1.5676573/lebanese-people-have-complete-lack-of-trust-in-beirut-blast-investigation-says-human-rights-watch-1.5677031

CNN Business (2020). Lebanon’s economy was already in crisis. Then the blast hit Beirut. Disponible en: https://edition.cnn.com/2020/08/06/economy/lebanon-economy-beirut-blast-imf/index.html. [Acceso 18 de septiembre, 2020]

DW, Crisis política en Líbano: renuncia el primer ministro designado, 26/09/2020, https://www.dw.com/es/crisis-pol%C3%ADtica-en-l%C3%ADbano-renuncia-el-primer-ministro-designado/a-55062707

El Tiempo, Un mes después de la explosión de Beirut, persisten los interrogantes, 04 de septiembre 2020, https://www.eltiempo.com/mundo/medio-oriente/un-mes-despues-de-la-tragedia-en-beirut-que-se-sabe-de-la-explosion-536002

France 24, Macron pledges help for Beirut as Lebanese rage against rulers, 06/08/2020 https://www.france24.com/en/20200806-live-touring-stricken-beirut-macron-pledges-aid-won-t-go-to-corrupt-hands

Hubbard. B., Abi-Habib. M., El-Naggar. M., McCann. A., Glanz. J., Singhvi. A, White. J. The New York Times (2020) , Explosión en Líbano: así se reunieron los componentes de una gran bomba en Beirut, https://www.nytimes.com/es/interactive/2020/09/13/espanol/mundo/explosion-beirut.html

Infobae, Renunció el primer ministro del Líbano Hassan Diab junto al resto de su gabinete tras la crisis desatada por las explosiones en Beirut, 10 de agosto del 2020, https://www.infobae.com/america/mundo/2020/08/10/crisis-politica-en-libano-tras-las-explosiones-en-beirut-el-ministro-de-salud-anuncio-que-todo-el-gabinete-presento-su-renunci

Khatib. L, The Guardian (2020), Lebanon’s political corruption can be rooted out – if its international donors insist, 10 de agosto 2020, https://www.theguardian.com/commentisfree/2020/aug/10/lebanon-political-corruption-international-donors-regime

Mohamad Bazzi, The Corrupt Political Class That Broke Lebanon, Agosto 14 2020, https://www.foreignaffairs.com/articles/lebanon/2020-08-14/corrupt-political-class-broke-lebanon

Ruhayem. R., Adams. P. (2020), BBC Mundo, Explosión en Beirut: la caótica cadena de acontecimientos que llevó a que se desatara el infierno en el puerto de la capital de Líbano, 9 agosto 2020, https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-53709604

Al Jazeera (2019, Noviembre) Lebanon protesters and Hezbollah, Amal supporters clash in Beirut. Breaking News, World News and Video from Al Jazeera. https://www.aljazeera.com/news/2019/11/25/lebanon-protesters-and-hezbollah-amal-supporters-clash-in-beirut

Reuters. (2020, Abril 21). Lebanese protesters return to streets in car convoys amid coronavirus lockdown. U.S. https://www.reuters.com/article/us-health-coronavirus-lebanon-protests-idUSKCN2232WK

The Conversation (2020). How Beirut’s port explosion exacerbates Lebanon’s economic crisis. Disponible en: https://theconversation.com/how-beiruts-port-explosion-exacerbates-lebanons-economic-crisis-144040. [Acceso 18 de septiembre, 2020]

TRT World (2020). What’s behind Lebanon’s economic crisis? Disponible en: https://www.trtworld.com/magazine/what-s-behind-lebanon-s-economic-crisis-35874. . [Acceso 18 de septiembre, 2020]